martes, 12 de noviembre de 2013

Los movimientos de las plantas: Nastias.

 
Los movimientos de las plantas: Nastias.
 
Como los movimientos nictinásticos (del griego "cierre de noche") son la resultante de estímulos de diferentes tipos, incluyendo la luz y el contacto. En general, son movimientos reversibles de turgencia de las células y la dirección del movimiento la determina la anatomía de los órganos de la planta.
 
 
Nastias más comunes:
 
· Nictinastias: Movimiento generado en respuesta a estímulos ambientales, como la luz. Un ejemplo son las leguminosas, que giran sus hojas en respuesta a la variación día/noche, se orientan verticalmente en la oscuridad y horizontalmente en la luz.

· Seismonastias: Respuesta de la planta a contactos y descargas eléctricas. Este tipo de nastia se da también en las plantas carnívoras del género Dionaea, que atrapa a los insectos cerrando rápidamente sus hojas de tipo bilobulada cuando éstos tocan unos pelos sensibles que posee la planta.
 
 
 · Termonastia: Movimiento en respuesta a estímulos de tipo térmico. Un ejemplo es el cierre de la flor del tulipán.
 
· Tigmonastia: Movimiento de la planta propiciado por un contacto directo. Un ejemplo muy conocido es la mimosa (Mimosa pudica), planta conocida por su sensibilidad, ya que cierra sus hojas cuando se las tocan.

video
 
Como se ha comentado anteriormente, estos movimientos se deben a cambios reversibles en la turgencia de células. Estas células especializadas (células motoras) están situadas en el cortex dorsal y ventral de los pulvínulos (engrosamientos en la base de los peciolos, llamados pulvínulos primarios). Los pulvínulos secundarios se denominan "pinnas" y los terciarios "pínnulas".

En posición abierta, las células ventrales están turgentes y las dorsales flácidas. En posición cerrada, sucede los contrario.

Algunas nastias resultan de un crecimiento diferencial entre lados opuestos del órgano de la planta y en este caso, las nastias no son reversibles. Observamos una epinastia cuando la parte adaxial crece más que la abaxial y se produce una curvatura hacia abajo. En cambio, observamos una hiponastia cuando la parte abaxial crece más que la adaxial y la curvatura es hacia arriba.
El movimiento nástico de las hojas de la mimosa sigue un ritmo circadiano (periodo de aproximadamente 24 h): Las hojas de la planta se abren al amanecer y se cierran al atardecer. Notar que el ritmo persiste en oscuridad total.


Como el movimiento de las hojas resulta de los cambios en la turgencia en células motoras localizadas en lados opuestos de los pulvínulos (células motoras ventrales y dorsales), cabe destacar que estos cambios dependen de los flujos de los iones K+ y Cl- en las membranas plasmáticas de las células motoras. Las hojas se cierran cuando las células motoras dorsales acumulan estos iones, causando su hinchamiento por entrada de agua, mientras que las células motoras ventrales liberan los iones y se hacen flácidas por la salida del agua. El proceso opuesto, lleva a la apertura de las hojas.
Estos cambios en los flujos iónicos son regulados por la bomba de protones de la membrana plasmática (plasmalema). El proceso es el siguiente: Durante el cierre (oscuridad) la bomba está activa en la células dorsales, causando la apertura de los canales de K+ y el simporte H+/Cl-, e inactiva en las ventrales. Durante la apertura (día) el patrón de actividad de la bomba es el opuesto.



Aunque los tipos de movimientos más comunes en las plantas son los tropismos y las nastias, cabe destacar que existen otros tipos de movimientos como las nutaciones (movimientos en partes jóvenes de la planta debido a procesos internos de la planta y no a factores ambientales → Circumnutaciones: Zarcillos, tallos volubles) y los tactismos (movimientos de locomoción en respuesta a un estímulo, ej:movimiento de cloroplastos hacia zonas de menos intensidad luminosa para evitar una fotodestrucción).