miércoles, 22 de mayo de 2013

Las semillas II: Recolección, recuento y conservación.



Las semillas II: Recolección, recuento y conservación.

Una vez que el ovario ha sido fecundado, la planta procederá a la fructificación, es decir, a la formación de frutos. En el interior de los frutos se encuentran las semillas, que darán lugar a una nueva planta.

Cada especie tiene su época de floración y por tanto, su época de fructificación. Cuando los frutos están maduros, se procede a su recolección para extraer posteriormente las semillas que se pueden utilizar para diferentes fines: Obtener plantas nuevas, pruebas de viabilidad, germinación o simplemente almacenar semillas para conservar o para realizar futuros proyectos de investigación donde es necesario llevar un control de la cantidad de semillas disponible. Cuando la cantidad de semilla es baja se recolectan frutos de las especies que se necesitan dentro de la época correspondiente y posteriormente se extraen las semillas.

 
Recolección: Dependiendo de la especie, se utiliza diferente material para su recolección. Normalmente los frutos se depositan en bolsas de papel Kraft, cuya función es doble: Transportar los frutos recolectados y almacenarlos sin que se pudran hasta su procesado en la limpieza. Posteriormente los frutos se depositan en cajitas adecuadas para su secado.

 

Extracción, limpieza y almacenamiento de semillas:
Tras la recolección de frutos se procede a la extracción y limpieza de semillas. Dicha limpieza requiere la utilización de material diverso como gomas para la extracción de las semillas sin dañarlas, tamices con agujeros de diferentes diámetros tanto manuales como eléctrico, soplador de semillas, etc. Depende de las especies a limpiar.





Arriba: Diversos materiales para la extracción de semillas. Abajo izq.: Tamiz eléctrico y soplador de semillas.


Una vez que se extraen y se limpian las semillas (dependiendo de la especie, el procedimiento y el material para su extracción y limpieza puede variar) se pasan a un secador con gel de sílice. En los últimos años se está utilizando un gel de sílice no tóxico que cambia de color (vira de naranja a verde), el gel de sílice que ha cambiado de color naranja a verde significa que ha absorbido humedad de las semillas.
 

Cuando las semillas están secas (con menor humedad que cuando se recolectaron) se almacenan en tubos de ensayo grandes y pequeños siguiendo los siguientes criterios(*):

- Para cada especie tiene que haber 1 base y 6 réplicas. La base se almacena y las réplicas se usan periódicamente para comprobar la viabilidad de las semillas.

- En caso de haber poca cantidad de semilla se hace 1 base y al menos 1 réplica. Cuando las semillas son pequeñas la base también se hace en un tubo pequeño.

- Las semillas grandes se almacenan en los tubos grandes, aunque también pueden almacenarse en tarros herméticos de ≈ 0.5 L.

(*) Estos criterios pueden variar en función de la cantidad de semilla y de su tamaño.

Encapsulamiento:

Una vez que se ha comprobado que la humedad de las semillas es baja (el silicagel no cambia de color), se procede al encapsulado. Normalmente se inserta un corcho en el tubo, se etiqueta con un código que se corresponde con los datos de la especie (nombre, lugar y fecha de recolección, etc.) y se almacena en cámaras frías para su conservación. También es habitual sellar los tubos calentando el borde del tubo con un soplete y cerrarlo con unas tenazas.

Recuentos:
En ocasiones es necesario conocer la cantidad de semillas disponible, ya que según el trabajo que se vaya a realizar se necesitará una cantidad determinada. Dependiendo del tamaño y la cantidad de semillas se pueden utilizar 2 métodos:

1.- Recuento directo: Si el número de semillas es reducido y/o su tamaño es grande, se cuentan una a una.

2.- Recuento indirecto: Si el número de semillas es elevado y/o pequeñas, se recurre al recuento indirecto → Se pesa un número de terminado de semillas (Por ejemplo: 25) mediante una báscula de precisión. Para obtener unos datos más fiables se suelen realizar 5 pesajes de un número determinado de semillas de cada especie y se calcula el peso medio (media ponderada de los 5 pesajes). Este dato junto con el peso total de semillas y conociendo el número de semillas de los pesajes, se determina el número total aproximado de semillas de cada especie por una regla de 3.

                                            Ejemplos de recuento indirecto.