jueves, 27 de febrero de 2014

Cultivo de plantas In Vitro. Generalidades.


Cultivo In Vitro: Generalidades.
 
El cultivo in vitro es un método muy utilizado en biotecnología vegetal que permite la producción de plantas, proporcionando las condiciones óptimas para su desarrollo. Esta producción de plantas se puede realizar a partir de semillas (germinación in vitro), partes de la planta como por ejemplo trozos de tallos con yemas axilares, fragmentos de hoja o cotiledones (morfogénesis directa), inducción de callo en trozos de hoja o en raíces (morfogénesis indirecta) o bien otras partes de la planta como anteras, etc. En este proceso es necesario mantener unas condiciones de esterilidad para evitar la contaminación del medio de cultivo por los microorganismos presentes en el ambiente.
 
 
Para realizar un cultivo in vitro es necesario seleccionar el material vegetal a utilizar y que se debe esterilizar, ya que en todo el proceso es necesario mantener unas condiciones de asepsia y esterilidad. Antes de esto, se debe preparar el medio de cultivo, que también debe estar esterilizado. Los medios de cultivo son una parte muy importante en el cultivo in vitro, ya que son necesarios para el crecimiento y desarrollo.
 
Podemos definir "medio de cultivo" como una solución donde están disueltos los macronutrientes (N, P, K, S. Ca y Mg) y los micronutrientes (Fe, B, Mn, Zn, Cu, Mo, y Co) necesarios para ese crecimiento y desarrollo, que además se puede complementar con otros compuestos como sacarosa (fuente de carbono), aminoácidos, vitaminas y hormonas (reguladores del crecimiento como auxinas, citoquininas).
 
El medio de cultivo puede ser líquido (condiciones hidropónicas) o sólido (lleva una parte de agar para gelificar). Aunque existen varios medios de cultivo (SH, Shenk y Hildebrandt 1972; B5, Gamborg, Miller y Ojima 1968; White 1963), el más utilizado es el de Murashige & Skoog 1962 (MS), que se puede comprar ya hecho.
 
 
Es necesario ajustar el pH del medio hasta 5,7. Si el medio es sólido se añaden unos 7,5 g de agar. El medio se esteriliza en el autoclave y se reparte en los recipientes que se utilizarán para el cultivo in vitro (placas petri, tubos de ensayo grandes, botes de vidrio, etc.).
 
Protocolo resumido para el cultivo in vitro:
 
· El material vegetal se debe esterilizar antes del cultivo. Se puede esterilizar el material en un recipiente estéril con lejía al 20% durante 10-15 minutos.
 
· Pasado este tiempo, se lava el material vegetal con agua estéril y se realiza el cultivo, todo en condiciones de asepsia y esterilidad en campana de flujo de aire laminar para evitar la contaminación.
 
 
· Posteriormente se introducen los cultivos en cámaras de cultivo con el fotoperiodo y la humedad relativa adecuada ( 25 ºC, 16 h luz).
 
 
· Cuando las plantulitas han crecido lo suficiente se realiza un trasplante a otro recipiente con sustrato húmedo (vermiculita-turba, 1:1), este proceso se denomina Aclimatación. Este paso puede llevar otro previo en el que las plántulas ya trasplantadas pueden continuar un periodo de tiempo adicional en la cámara de cultivo.
 


Cultivo in vitro en casa:

Desde hace unos años, algunas empresas especializadas se han centrado en la creación y comercialización de kits que imitan estas técnicas de biotecnología pero de una manera más sencilla, inocua y entretenida. Se tratan de kits que simplifican los pasos a seguir para la obtención de plantas desde la germinación de la semilla en un medio gelificado hasta la aclimatación de la planta en discos de turba hidratados, en un formato atractivo y divertido.